MODA: CONSUMISMO 2.0

¿Un modelo que se cae?

28/09/2012/ 9:00 am

Hace algunos años Chile esta “incursionando” en el mercado de la moda de manera fuerte, cosa que comenzó a dar frutos a partir del pasado año 2011, empresarios pusieron sus ojos en grandes marcas internacionales e hicieron las representaciones en nuestro país, marcas que hace 5 años jamás pensamos tener en Chile, TOPSHOP, Banana Republic, GUESS, entre otras, son los mejores ejemplos.

Generando las debidas expectativas para asegurar el esperado consumo, se creó este nuevo mundo aspiracional, lleno de productores, creativos y fashion bloggers, un nuevo fenómeno en nuestra sociedad. Todo marcha bien, la combinación perfecta entre el modelo de consumo “importado” que nos queda grande y el “arribismo” constante que se come la cola, pero, ¿qué está pasando? Varias son las marcas y empresas de retail que se han visto algo afectadas, pérdidas y bajas considerables en las ganancias, Cencosud registró una caída de 28,9%  en las utilidades del primer semestre de 2012, luego de que en el segundo trimestre del año las ganancias de la firma de retail retrocedieran 41% anual.

También está el caso de Falabella, que pudimos ver en las redes la noticia de un 19% en pérdidas,  varios factores impactaron las ganancias de Falabella en el primer semestre, las que retrocedieron 19% anual, en el plano operacional, la firma reportó que en Chile, la eliminación del registro histórico de deudores sigue afectando los niveles de morosidad, generando alzas en provisiones. También acusó alzas en gastos de administración y ventas por mayores gastos logísticos en Falabella Chile producto de algunos proyectos en curso. Las aperturas de tiendas también contribuyen al alza de los gastos, tanto a nivel interno de la empresa como a nivel consumidor,  rebajando el presupuesto de consumo per cápita.

Luego de darle unas vueltas al tema, pensé lo siguiente: así como este mundo está compuesto por un fuerte circulo algo elitista, las mismas personas que se trasladan de evento en evento son el publico objetivo, quienes tienen el nivel adquisitivo para consumir las marcas en cuestión, y así como se mueven de lanzamiento a lanzamiento, van moviéndose de marca en marca, haciendo “boom” de la novedad y dejando atrás lo no tan nuevo. Si tenemos un total mensual de 60.000 pesos para gastar en ropa, obviamente si lo comenzamos a gastar en H&M, marca que ya anunció su llegada para el 2013, lo dejaremos de gastar en TOPSHOP, generando pérdidas y agotando este modelo que parece infinito y exitoso.

Si bien es un negocio que no aspira solo a la población chilena, sino también al turismo, en algún minuto estallará el quiebre y depende de nosotros mantener este “paripé” o adelantar el caos. Cuál es el mejor camino al éxito? Descentralizar la moda, invertir en industria nacional de la calidad exportable y generar contenido digno de ser compartido con la industria internacional, así el intercambio será fluido y no terminaremos endeudados con tiendas cerradas, en un país que quiso pero no logró.

Fotos Web / Gráficas adorosocial.com

Escrito por adorosocial

Post AnteriorNO QUIERO DEJAR DE SER NIÑO Siguiente PostHOMBRES & WELLNESS

¿Qué opinas tú?