NO QUIERO DEJAR DE SER NIÑO

Tonos pasteles de temporada

27/09/2012/ 7:00 pm

Después de un tiempo  de reflexión con respecto al tema de la nueva temporada, sin haber podido llegar a una hipótesis consistente, me rendí.

Trabajando en mi oficina un día cualquiera me detengo para ver a mi asistente sentada en su escritorio, luciendo un bello vestido color rosa lleno de detalles como frutillas y moños acompañado de blondas de broderi extremadamente femeninas, medias altas, zapatos rosa, pulseras de grandes perlas, un bello anillo con forma de galleta y para terminar, sobre su cabeza un gran moño. Encontré lo que andaba buscando y se reveló ante mí una idea en que todo parece  cobrar un sentido especial, eso que nunca hemos querido dejar al olvido.

La contemplo con más detención  y noto que siempre me pareció más joven de lo que realmente era, por lo que vuelvo a reflexionar en su verdadera edad  y me doy cuenta que tiene entre 23 y 24 años al igual que sus amigas, que llevan vidas propias de su edad, es decir mujeres con trabajo, familia, estudios, parejas  y diversas responsabilidades de adulto. Por lo mismo no me dejó  de parecer curioso que mujeres de 24 años que comparten el gusto por la estética “lolita” se vistan como pequeñas niñas, muñecas salidas de un cuento que caminan por Santiago haciéndome sentir  por un segundo parte de una fantasía.

Agradezco profundamente su valentía, ya que siempre es bueno saber que aún hay personas que están dispuestas a demostrar sus sentimientos y sueños más profundos, a pesar de los prejuicios sociales que nos encapsulan en lo que debe ser y no en lo que queremos ser.

Fue en ese momento cuando los tonos pastel comenzaron a tomar sentido en mi cabeza y la verdad, es que yo  tampoco quiero dejar de sentirme un  niño, cada vez mas gruñón pero siempre un niño, la infancia es la etapa mas bella de la vida, ya que siempre estás aprendiendo y todo lo que pasa a tu alrededor es una nueva experiencia,  donde el tiempo parece ir mucho más lento.

Los rosas, celestes, mentas  y vainillas no son mas que el reflejo de una infancia llena de detalles femeninos e inocentes donde ya no serán las pequeñas las que calcen los tacones de sus madres para sentirse adultas si no que veremos a mujeres vestir femeninos vestidos que nos recordarán que aún pueden jugar como cuando eran niñas.

Y es que la moda no es más que eso, una excusa para JUGAR SIN LIMITES.

 

Paulo

Escrito por Paulo

Diseñador de vestuario.
Post AnteriorWooden Eyewear Siguiente PostMODA: CONSUMISMO 2.0

¿Qué opinas tú?